Adrián Zelaia (Ekai Center): “La clase política vasca ha perdido el interés por la industria y la tecnología”

Analizamos junto a Adrián Zelaia, presidente del think tank Ekai Center, el presente y futuro de la economía, con especial interés por el desarrollo tecnológico de nuestra industria, las políticas aplicadas por las instituciones vascas y la aportación realizada por el sistema educativo.

Ikusle: El mundo está inmerso en una revolución económica, social y tecnológica cuyos efectos a medio o largo plazo son muy difíciles de anticipar. ¿Está Euskadi preparada para esta revolución?

Adrián Zelaia: Estamos en un contexto sorprendente. Euskadi venía preparándose durante décadas para avanzar en nuestro posicionamiento productivo y tecnológico y, sin embargo, a partir del estallido de la crisis en 2008, hemos empezado rápidamente a perder posiciones en cuanto a esfuerzo tecnológico y en cuanto a nuestra capacidad de generar valor añadido, justo cuando más falta nos hace para hacer frente a esa revolución productiva que se avecina, y al reto cada vez más cercano de los países emergentes, de China fundamentalmente.

Algunos analistas económicos afirman que Euskadi en particular y la Unión Europea en general sufren un gap tecnológico frente a Estados Unidos, Japón, China y las nuevas potencias del Sudeste asiático. ¿Es cierto que estamos a nivel tecnológico retrasados?

Hay dos variables que es necesario diferenciar: El nivel tecnológico y el esfuerzo tecnológico. Ambas tienden a estar muy relacionadas pero no siempre de forma directa. En cuanto a nivel tecnológico estamos muy retrasados con respecto a las regiones industriales avanzadas de Occidente, Japón o Corea del Sur. De ahí que veníamos realizando un creciente esfuerzo tecnológico con el fin de acercarnos a estos países. Sin embargo, este esfuerzo se está debilitando y ya nos superan con claridad las regiones avanzadas de China, lo cual supone una amenaza muy directa para nuestro futuro.

En esta legislatura, el Gobierno Vasco ha puesto un gran énfasis, tanto presupuestario como comunicacional, en la estrategia Basque Industry 4.0 cuyo objetivo es la incorporación de inteligencia y nuevas tecnologías en la creación de nuevos productos y la optimización de los procesos y sistemas de producción a fin de reindustralizar Euskadi. Bajo tu punto de vista, ¿son correctos los diagnósticos y las soluciones contempladas en esta estrategia?

En conjunto sí. Pero ello no nos debe llevar a mitificar el impacto de la mera difusión del conocimiento de estas nuevas tecnologías. La clave está en el esfuerzo inversor en I+D y en equipamiento productivo avanzado y ahí tenemos problemas estructurales serios.

LEE TAMBIÉN:  VÍDEO. Juan E. Pflüger: "El carlismo tiene su origen en Castilla, no en el norte de España"

¿Es posible, tal y como aspira el Gobierno Vasco, reindustrializar Euskadi?

Es posible, pero ello requiere superar la situación actual, en la que crecemos en base a creación de puestos de trabajo de bajo valor añadido y con bajos salarios. Por alguna razón, nuestra clase política, gobierno y oposición, parece haber perdido interés por la tecnología y la industria.

El ejecutivo de Iñigo Urkullu remarca constantemente los casi 300 millones de euros que el Gobierno Vasco destinará a Basque Industry 4.0 hasta el año 2020. ¿Es una cantidad suficiente para la reconversión tecnológica de la industria vasca?

Depende de en qué medida estos recursos públicos apalancan también inversión privada.

Una de las críticas que ha recibido la estrategia Basque Industry 4.0 es que los requisitos exigidos en la mayoría de las convocatorias de ayudas relacionadas son imposibles de cumplir para las pequeñas y medianas empresas…

Es una queja habitual en los programas de impulso de la I+D y del equipamiento tecnológico. Creo que es cierto en las pequeñas empresas, pero no tanto en las medianas.

La optimización de los procesos industriales y la introducción de nuevas tecnologías en los mismos, ¿pueden provocar el despido de trabajadores cuyas funciones y tareas queden obsoletas? ¿Supone la estrategia Basque Industry 4.0 un peligro potencial para los empleados del sector industrial menos cualificados?

El análisis de la introducción de este tipo de nuevas tecnologías industriales debe ser estratégico. La introducción de nuevas tecnologías debe ser abordada con el fin de evitar que los competidores desplacen a nuestras empresas del mercado. Esto sería lo peor desde la perspectiva del empleo. Lo que hay que hacer es asegurar que el valor añadido generado por la introducción de estas nuevas tecnologías beneficia al conjunto de la sociedad, a través de las políticas públicas (formación, redistribución del empleo, reducción de la jornada laboral, redistribución fiscal, …). Dentro del margen que el contexto internacional permita, Euskadi debería ser especialmente activo en este sentido.

LEE TAMBIÉN:  PSOE y Podemos quieren de presidente de RTVE a un periodista de un diario financiado por George Soros

En las últimas evaluaciones realizadas por PISA, Euskadi no ha salido muy bien parada. ¿Qué medidas debe adoptar el Departamento de Educación para mejorar el nivel educativo?

Hay muchas medidas que adoptar. Lo fundamental es la asunción de responsabilidades estratégicas en este ámbito por el conjunto de la clase política, gobierno y oposición, y, por otro lado, dar un salto cualitativo en la motivación y orientación del profesorado.

¿Está el sistema educativo vasco adaptado a las necesidades actuales de la industria o es un modelo obsoleto?

La adaptación a las necesidades de la industria es importante pero no es el único objetivo del sistema educativo. En conjunto, desde la perspectiva de los ámbitos más cercanos a la incorporación al mundo laboral, podemos citar dos retos claves: una mayor orientación técnica y tecnológica de la Universidad y un mayor peso de la formación profesional.

En los últimos años, diferentes expertos han solicitado potenciar la formación profesional frente a la universitaria. Sin embargo, la incorporación masiva de las nuevas tecnologías en los procesos de fabricación hace necesaria una menor mano de obra en las empresas. ¿No se trata de una propuesta contradictoria?

En términos generales, las nuevas tecnologías hacen menos necesarios los puestos de trabajo sin cualificación, pero otra cosa es la formación profesional avanzada. Lo realmente contradictorio es que, mientras aludimos constantemente al avance tecnológico, en la práctica impulsamos puestos de trabajo y sectores descualificados y de bajos salarios, como hostelería y turismo. Necesitamos políticas industriales, sociales y fiscales más consecuentes con las apuestas teóricas.

Por último, el Gobierno Vasco ha puesto en marcha este año un Fondo Estratégico de carácter y financiación pública con el objetivo de “contribuir al crecimiento y al arraigo de empresas vascas con potencialidad tecnológica y de internacionalización” y dotado con 250 millones de euros. ¿Es una herramienta necesaria o, como afirman algunos analistas, se trata de un sistema de colocación para “amiguetes y familiares del PNV”?

Es una herramienta necesaria y de una extraordinaria utilidad para nuestro sistema productivo. Los recursos son probablemente insuficientes pero es importante avanzar en la experiencia práctica antes de incrementar sustancialmente las cantidades comprometidas.

         

EN DIRECTO | VÍDEOS | AUDIOS | EXCLUSIVAS | ENTREVISTAS | REPORTAJES