Consejos para conducir en carreteras con baches

Las lluvias, el agua del hielo, la nieve o simplemente el paso del tiempo pueden provocar que las carreteras se hallen en mal estado. Es en esta situación cuando sobre el asfalto pueden proliferar los temidos baches, elementos que ponen en riesgo la conducción de los vehículos y, por tanto, la seguridad del conductor y sus pasajeros.

No obstante, los baches no solo ponen en peligro la seguridad de los conductores, sino que también pueden dañar seriamente la estructura de un vehículo. Es por esta razón por la que siempre se suele recomendar una serie de consejos para conducir en carreteras con baches para evitar accidentes y daños en el coche.

Los neumáticos y las llantas

Lo primero que tenemos que considerar es, sin duda, la importancia de darle el mantenimiento más adecuado a los neumáticos para poder soportar todo tipo de carreteras. En este sentido, desde la web de Oponeo nos recomiendan hacer el cambio de neumáticos a las opciones más duraderas, como por ejemplo los neumáticos 225 45 r17.

Al mismo tiempo que se revisa el estado de los neumáticos, hay que comprobar también la presión de las llantas. Precisamente, el inflado adecuado de los neumáticos es un factor muy a tener en cuenta. Unos neumáticos que no se hallen en buen estado pueden suponer una gran diferencia a la hora de afrontar una carretera con baches.

Para ello, resulta fundamental mantener la presión de los neumáticos según la recomendación del fabricante. En este sentido, debemos tener muy claro que si un neumático está desinflado el bache puede provocar una rotura en el mismo. En cambio, si están inflados demasiado también serán proclives a sufrir daños al tomar un bache.

LEE TAMBIÉN:  ¿Cuál es el mejor banco para abrir una cuenta personal sin comisiones?

Estar atentos y desacelerar

Siempre debemos estar atento a la carretera y la circulación mientras conducimos, pero mucho más si el asfalto se halla en mal estado y/o con baches. De ser así, hay que evitar los baches con la máxima seguridad posible tanto para el resto de vehículos como para uno mismo. Pero en el caso de no poderlos evitar y tener que pasar por ellos, hay que hacerlo a velocidad reducida.Al golpear un bache a una velocidad alta, no solo aumentan las posibilidades de dañar el vehículo, sino también perder por un momento el control del coche, algo que en ocasiones puede resultar fatal.

Si precisamente hemos golpeado un bache a gran velocidad, hay que intentar revisar el vehículo lo más rápidamente posible para comprobar que este no haya sufrido ningún tipo de daño. Evaluar los daños puede evitar que tengamos problemas posteriores en la carretera.Y ojo porque los baches no solo pueden causar daños en los neumáticos, sino también en las llantas, los sistemas de escape y alineación, etc. En caso de duda, hay que acudir a un profesional quien nos indicará los posibles daños que tenga el coche. Tal vez haya que cambiar a los neumáticos 225 45 r17 para un mayor control y estabilidad en carretera.

Mantener la dirección firme pero flexible

En una carretera en mal estado y con baches, el conductor debe adoptar una postura firme pero flexible. Lo ideal es sujetar el volante con precisión, pero al mismo tiempo con flexibilidad para evitar forzar la dirección del automóvil. Los especialistas recomiendan en estos casos sujetar bien el volante para evitar perder el control.

LEE TAMBIÉN:  Semana Santa en Nantes: La ciudad que vio nacer e inspiró a Julio Verne

No obstante, todo dependerá en buena medida de cómo sean los baches y la irregularidad que presente el terreno. Aunque, en la mayoría de los casos, hay que optar por la combinación de firmeza y flexibilidad en la conducción.

Las maniobras bruscas

Paralelamente al apartado anterior, en las carreteras inestables o llenas de baches hay que evitar las maniobras bruscas e inesperadas. En estos casos, son la peor opción, ya que no solo ponemos en peligro nuestra propia seguridad, sino también la del resto de conductores o viandantes.

Los charcos y el barro, las salpicaduras y los desprendimientos

En muchas ocasiones, los charcos y el barro esconden numerosos baches. De ahí que a la hora de tomar alguno, siempre tengamos que poner cierta precaución sin fiarnos demasiado. Una atención que será mucho más especial cuando la visibilidad sea escasa o conduzcamos de noche.

Además, al atravesar un bache de este tipo es muy probable que provoquemos salpicaduras de gravilla, agua, barro u otros elementos. Es importante tener en cuenta esto para la seguridad del resto de vehículos y para los casos en los que pasemos cerca de un coche que haya atravesado un bache.

Tal y como hemos comentado, el mantenimiento de los neumáticos resulta fundamental en nuestro vehículo. Los neumáticos 225 45 r17 son, sin duda, los más recomendados por ser una opción francamente duradera. Elementos que, junto con las recomendaciones anteriores, nos garantizan una conducción segura incluso en carreteras irregulares.