Elegir un buen termo eléctrico: Trucos y consejos

Ofrecen muchas ventajas respecto a los termos de gas natural, por lo que es fácilmente explicable el hecho de que este auge esté siendo tan significativo.

Dónde comprar un termo eléctrico

Los termos eléctricos ofrecen la ventaja de su fácil instalación. Es muy sencillo si lo comparamos con la complicada instalación de los termos de gas, ya que en este caso los pasos son mucho más fáciles y cortos. Esto ya ofrece una primera ventaja antes incluso de empezar a funcionar.

Además, con esta opción nos quitamos el hecho de tener que contar con instalación de gas en casa, ya que este tipo de energía siempre crea preocupación por los accidentes que a veces generan y que pueden llegar a causar una desgracia en la vivienda.

Estos motivos ya son suficientes para que mucha gente opte por termos eléctricos Junkers, que son los mejores termos eléctricos. En Mundo Junkers es posible encontrar una muy amplia variedad de ellos, que hace que sea sencillo escoger el más adecuado para cada estancia y para cada situación.

Por ejemplo, si queremos un termo específico para la cocina, que sirva para calentar las pequeñas cantidades de agua que se usan en ella, lo ideal es escoger entre los termos de pequeña capacidad que poseen. Hablamos de termos de entre 10 y 15 litros de capacidad.

Los precios de estos pequeños termos son menores, y esto los hace ideales para instalar como complementarios al termo principal de la vivienda. De esta manera es posible tener diferentes opciones a la hora de calentar las distintas necesidades de la cocina o el baño.

LEE TAMBIÉN:  Algunos servicios que toda empresa puede necesitar

Desde estos termos hasta los gigantes de 300 litros, tenemos muchas opciones con características diferentes en cuanto a su potencia y a su eficiencia energética. Estos son dos aspectos a tener muy en cuenta y que siempre deben ir relacionados con el tipo de termo que se compra.

Evidentemente, en termos de gran tamaño es necesario poseer una alta potencia para poder calentar esas enormes cantidades de agua, algo que no es necesario en los termos pequeños. La eficiencia energética será importante también a largo plazo para estudiar su rentabilidad.

Ventajas del termo eléctrico

Los termos eléctricos son absolutamente fiables. No tienen los problemas de fiabilidad que sí ofrecen los termos de gas, que a menudo se cortan por un suministro no óptimo. Tiene también la ventaja de que puedes contar con la seguridad de que no se va a acabar durante la ducha.

Esto es una gran ventaja si lo comparamos con los termos de gas butano, en los que tarde o temprano a alguien le toca pasar frío durante la ducha porque la bombona se agota y no hay posibilidad de que siga calentando el agua.

Otra de sus ventajas es su durabilidad. Este tipo de termo es más duradero, y esto es algo muy a tener en cuenta a la hora de adquirirlo, ya que al ser un aparato que dura tantos años merece la pena priorizar la calidad y hacer una inversión pensando en el largo plazo.

Una ventaja muy importante con la que cuentan es que calientan el agua inmediatamente, con lo que no hay que estar esperando varios minutos hasta que salga a buena temperatura. Con esto se ahorra mucha agua, que a lo largo del año supone un ahorro económico claro.

LEE TAMBIÉN:  11 consejos para preservar la seguridad de los niños que usan teléfonos celulares

¿Cómo elegir la capacidad de mi termo eléctrico?

En estos termos lo más importante es el número de personas que habiten en la vivienda en la que se va a instalar y el tipo de uso principal que se le va a dar, ya que no es lo mismo una vivienda con 6 personas que con 2, ni un termo para lavar platos que otro para la ducha.

Hay que tener en cuenta que en una ducha se consumen unos 30 litros. Si queremos que el termo tenga la capacidad suficiente como para que toda la familia se pueda duchar de manera seguida en un momento dado, habría que multiplicar el número de miembros de la misma por 30.

En el caso de las manos se usan unos 5 litros, así que había que hacer la misma operación, esta vez multiplicando por 5, si bien aquí hay que tener en cuenta que no es lo mismo acabar una ducha con agua fría, algo a evitar, que terminar el lavabo de manos así, lo cual no tiene mucha importancia.

Esperamos que con toda esta información puedas elegir mejor el termo eléctrico para tu hogar y que este sea el mejor posible. Seguro que una inversión así supone un salto de calidad en lo que habías conocido hasta ahora en lo que a termos y calentadores para el hogar se refiere.