Enrique de Diego: “Lo mejor sería cerrar Libertad Digital ordenadamente”

Hoy entrevistamos en Ikusle a Enrique de Diego, editor y director de Rambla Libre, diario digital que, en las últimas semanas, ha publicado una serie de informaciones sobre el estado financiero de Libertad Digital, el grupo mediático presidido por Federico Jiménez Losantos y que es el propietario de esRadio y de diferentes publicaciones en Internet.

Ikusle: Durante las últimas semanas, Rambla Libre ha sido el único medio de comunicación que ha criticado abiertamente la nueva ampliación de capital anunciada por Libertad Digital. ¿Cuál es la situación económica que presenta en la actualidad el grupo mediático presidido por Federico Jiménez Losantos? En una información publicada el pasado 7 de octubre en el medio que diriges llegaste a asegurar que Libertad Digital se encuentra “en crisis terminal”…

Enrique de Diego: Hemos pasado los datos a un plantel de directivos y contables experimentados. Se trata, por tanto, de un dictamen profesional. Libertad Digital es una empresa mal gestionada e inviable que sobrevive mediante ampliaciones de capital para generar tesorería. En los dos últimos años, ha perdido más de 1 millón de euros. La anterior ampliación de capital fue un fracaso y la que está en marcha está restringida a los accionistas, lo que sugiere que es el propio Losantos el que tiene que poner dinero.

¿Quién es o quiénes son los responsables de la delicada situación financiera que describes?

En principio, el principal responsable sería Javier Somalo, director general de la empresa, pero Somalo es situado como un simple adulador de Losantos, así que el principal responsable es el comunicador, que es muy mal empresario y que es quien descapitaliza a la empresa en su propio beneficio.

En diferentes informaciones, Rambla Libre ha asegurado que Libertad Digital practica “tejemanejes contables”. ¿Cuáles son estas operaciones?

El agujero de Libertad Digital es, según nuestros expertos, muy superior al que se refleja en la contabilidad de Libertad Digital S.A., porque ésta presta a las otras empresas del Grupo que tienen muy poca actividad.

El 5 de octubre, Luis Bru aseguró que Libertad Digital presenta un “exceso de subcontratación”, que tasó en más de 4,9 millones de euros. Según Bru, bajo ese concepto “se esconderían retribuciones de los principales comunicadores y directivos”…

LEE TAMBIÉN:  Gure Esku Dago abre las inscripciones para participar en la cadena humana que unirán las tres capitales vascas por el derecho a decidir

Es asombroso, pero Libertad Digital subcontrata por un coste bastante parejo a los gastos de personal. Si se tiene en cuenta que a la postre el grupo no es más que un chiringuito con una radio y un digital la única explicación lógica es que ahí se esconden las retribuciones de Losantos, de algunos comunicadores y de algunos directivos. La empresa pierde, pero ellos ganan.

Bajo tu punto de vista, ¿qué medidas debería tomar la junta directiva presidida por el comunicador turolense para reconducir la marcha económica de la empresa y garantizar su viabilidad?


Lo mejor sería cerrarla ordenadamente, porque no tiene capacidad para aguantar más de un año. Tendría que reducir sensiblemente la subcontratación y poner en marcha un ERE, porque, a pesar de las pérdidas, el personal no hace otra cosa que crecer. Tendría que estructurarse como una empresa real, con un empresario y con directivos profesionales. La medida más sensata sería que Federico Jiménez Losantos se retirara a Orihuela del Tremedal a tener una decorosa vejez.

¿Puede retirarse Jiménez Losantos?

La empresa tiene un inconveniente insalvable porque está muy personalizada. No ha conseguido hacer equipo.

En Rambla Libre habéis insinuado que Federico Jiménez Losantos y Javier Somalo, director de esRadio, podrían estar descapitalizando Libertad Digital en su propio beneficio. ¿En qué basáis esta información?

El dato de la subcontratación es altamente significativo. Pero hay otros hechos: las salidas de Losantos fuera de Madrid con el programa se saldan con pérdidas. Eso sólo puede deberse a que se inflan las dietas.

La inesperada marcha de César Vidal de esRadio fue muy comentada pero nunca aclarada oficialmente por parte de Libertad Digital. ¿Tuvo algo que ver el modelo de gestión de la empresa con su repentino abandono?

Todo. Ese fue el motivo fundamental. El fin de Libertad Digital se produce con la salida de César Vidal, desde ahí todo es una prórroga. Vidal actúa de intermediario en la venta de las licencias de TDT concedidas graciosamente por Esperanza Aguirre. Ese dinero, más de tres millones de euros, se esfuma inmediatamente. Vidal no está de acuerdo con la mala gestión de Javier Somalo y Dieter Brandau, dos aduladores compulsivos de Losantos, que dominan los despachos. Vidal le manda un memorándum a Losantos de diez folios y éste da la callada por respuesta. Vidal ve venir el desastre y trata de ponerle remedio. Con una buena gestión, Libertad Digital pudo haber funcionado, pero han faltado humildad y pericia.

LEE TAMBIÉN:  Antenarik Ez denuncia la falta de respuestas por parte del Ayuntamiento de San Sebastián

En los últimos meses, Federico Jiménez Losantos ha realizado infinidad de polémicas declaraciones que le han colocado en el candelero mediático. ¿Busca recuperar con ellas una notoriedad que, tras su marcha de la COPE, no ha conseguido recuperar?

Uno de los problemas psicológicos es que Federico Jiménez Losantos nunca se ha tomado en serio Libertad Digital. Quiero decir que nunca ha salido mentalmente de la COPE, que mantiene un peculiar shock postraumático y trata de llamar la atención para volver.

En los mentideros mediáticos madrileños se rumorea que el Grupo Intereconomía, actualmente en concurso de acreedores, podría establecer algún tipo de acuerdo con Libertad Digital. ¿Es factible esta opción?

Lo que es un misterio es que Intereconomía siga funcionando. El informe del administrador concursal, que Rambla Libre ha publicado en exclusiva, es concluyente: debe ser liquidada con urgencia, aunque la idea de la urgencia para el Juzgado de lo Mercantil número 11 de Madrid no es de este mundo.

No es la primera vez que Federico Jiménez Losantos y Julio Ariza han intentado alguna suerte de colaboración sin éxito…

Losantos y Ariza han mantenido una relación de amor-odio constante. Están llamados a hablar mucho y a no hacer nada común. Ariza fue uno de los accionistas de referencia en la puesta en marcha de Libertad Digital. Luego fue Losantos el que quiso hacerse con Intereconomía. A mí también me han llegado informaciones de que están hablando, pero representan a dos empresas en crisis, Intereconomía con deudas estratosféricas. Nunca se han fiado el uno del otro, ni se fiarán nunca. Son dos gallos en el mismo corral.

         

EN DIRECTO | VÍDEOS | AUDIOS | EXCLUSIVAS | ENTREVISTAS | REPORTAJES

Publica tu comentario

Te invitamos a publicar tu opinión sobre este contenido. El sistema de comentarios es ofrecido por Facebook y funciona bajo sus condiciones de servicio.