Enrique de Diego sobre Cruz Sánchez de Lara, la nueva esposa de Pedro Jota Ramírez: “Es la que manda en El Español”

El periodista Enrique de Diego acaba de presentar su nuevo libro titulado El triunfo de Ágatha Ruiz de la Prada. En esta entrevista, el director del diario digital Rambla Libre y ex-periodista de Intereconomía nos descubre los pormenores del divorcio más sonado de las últimas décadas con tres personajes de la máxima relevancia social como son la creativa diseñadora, el periodista Pedro Jota Ramírez y su nueva esposa, la abogada feminista Cruz Sánchez de Lara.

Ikusle: ¿Por qué un libro sobre el divorcio de Ágatha Ruiz de la Prada y Pedro Jota Ramírez y la boda del popular comunicador con Cruz Sánchez de Lara?

Enrique de Diego: Es una historia que me satisface mucho como periodista y como escritor. Está llena de paisajes apasionantes como el derecho, el periodismo, la moda y con la política de fondo. La condición humana en juego aderezada de pasiones. Muchas mentiras que había que despejar con una investigación profunda. Pedro Jota, un personaje crepuscular, que no ha renunciado a controlar el Gobierno y hacer negocio, inestable emocionalmente y atenazado por el mito de la eterna juventud. Y está Ágatha Ruiz de la Prada a la que se trata de minusvalorar y que reacciona como una gran señora. Ágatha es patrimonio nacional, nuestra Coco Chanel hispana. Una madre excelente y una gran creadora, la permanencia del talento, de un estilo propio, frente a la contingencia de la influencia mediática. Cruz Sánchez de Lara, la tercera en discordia, una abogada feminista que atraviesa una grave crisis y que ha dejado su camino sembrado de cadáveres, pero que va de solidaria. Ese biotipo que ama mucho a la Humanidad, pero no provoca más que sufrimiento. De fondo, dos grandes temas: la mentira en las redacciones y la capacidad destructiva de la ideología de género, degenerada en un sucio negocio. Dos debates que el libro abre.

Tras llevar varias décadas como pareja, ¿qué sentido tuvo la boda entre la diseñadora y el periodista para tres meses después pedir Pedro Jota Ramírez el divorcio?

Es una boda en secreto. Nos enteramos todos de la boda por la separación y el divorcio. Están en juego los títulos nobiliarios de Ághata, que es marquesa de Castelldosrius, con grandeza de España, y baronesa de Santa Pau. Para que los herede Tristán. Luego, Pedro Jota no se está portando bien con sus hijos. A Ágatha le dio cierta vergüenza casarse, tras treinta años de convivencia. Al tiempo, Pedro Jota llevaba una doble vida de mentira y traición. Ahora quiere ponerse en el papel de víctima ultrajada, cuando es un tosco y egoísta verdugo.

¿Quién es Cruz Sánchez de Lara?

A lo largo de su vida, se identifica con mucha fidelidad al biotipo de la trepa. Ha dicho muchas mentiras. No he encontrado ninguna afirmación suya que sea verdad. Es una fabuladora. Y un personaje altamente tóxico. Al primer marido, le ha destruido con tremenda crueldad, sometiéndole a una auténtica persecución judicial, que le ha dañado gravemente la salud. He hecho una investigación muy intensa, con muchas exclusivas. Con textos documentales y con clarificadoras declaraciones del primer marido, Juan Carlos Iglesias Toro.

LEE TAMBIÉN:  GRÁFICO. Santiago Abascal se convierte en el segundo político más buscado en Euskadi

En tu libro defines como “tormentoso” el primer matrimonio de la abogada con Juan Carlos Iglesias Toro. ¿Cómo transcurrió el primer enlace de Cruz Sánchez de Lara? ¿Por qué se produce la ruptura?

Juan Carlos Iglesias Toro y Cruz Sánchez que por aquel entonces se llamaba María de la Cruz Sánchez, se conocen en un Congreso de Alianza Popular, en el que ella es compromisaria. Cruz es una alumna de Derecho. Él le paga los estudios, la mantiene, es muy generoso con ella. Cruz empieza otra relación estando casada y se marcha de Cáceres a Madrid, a casa de su amante. Hay un divorcio por acuerdo mutuo y una sustanciosa transferencia de dinero. Y dos años y medio después, cuando Cruz ha entrado en la Federación de Mujeres Progresistas, un chiringuito del PSOE, le presenta una denuncia por maltrato psicológico continuado. La sentencia, en la que se condena a Juan Carlos, a un año de prisión, es un auténtico escándalo, un insulto al sentido mínimo de la Justicia, sin ninguna prueba. Y de ahí deviene un calvario judicial que lleva a Iglesias Toro a estar postrado en una cama desde hace cuatro años.


¿Cómo se conocen el actual director de El Español y Cruz Sánchez de Lara?

Ella le va buscando. Hay muchos indicios. Está durante tiempo rodeando a Ágatha Ruiz de la Prada y a Pedro Jota. Busca que un cliente suyo, al que ha llevado su divorcio, el empresario colombiano Carlos Mattos invierta 900.000 euros en El Español y que ella lo represente en el Consejo de Administración. No tiene mucho sentido que una feminista socialista tenga tanto interés en apoyar a un periodista supuestamente de derechas. Ella dice que durante quince meses no pasa nada, hasta que un día comen los dos a solas. Pero Cruz miente mucho.

¿Qué papel desempeña la abogada en la empresa editora del diario digital que preside Pedro Jota Ramírez? De hecho, has definido la relación que sostiene con Pedro Jota Ramírez como una mezcla de poder, ambición, influencia y traición.

Cruz es una abogada desacreditada, acusada de amparar denuncias falsas de violencia de género, con fuertes pérdidas en su bufete, y que necesita protección y dinero. Desde joven, cuantos la han conocido, la definen como ambiciosa, también en lo económico, y con muchas ganas de figurar, con un afán de protagonismo compulsivo. Es la que manda en El Español y la causante de muchas de las crisis de la redacción. Marca la línea. Ramírez ha girado, bajo su influencia, de la derecha pagana a la izquierda de la corrección política.

LEE TAMBIÉN:  Arte parietaleko beste aurkikuntza bat Debako Arbil V kobazuloan

También aseguras que Cruz Sánchez de Lara presenta indicios de “una extraña mitomanía” sobre Ágatha Ruiz de la Prada…

Eso es muy claro, para mí. Los indicios se acumulan y se detectan desde 2012. Hay un claro interés por suplantarla. Busca premios que Ágatha ya ha tenido. Se introduce en el mundo de la moda, en el círculo de amistades de la diseñadora. En mi opinión, cree que el éxito de Ágatha se debe a Pedro Jota y que, suplantándola, la triunfadora será ella. Craso error de diagnóstico. Ágatha es mucha Ágatha. No debe nada a nadie y nadie le ha regalado nada.

Una de las facetas más oscuras de Cruz Sánchez de Lara es su labor como abogada. En tu libro describes que empleó “polémicas estrategias de abogada feminista” y recuerdas que varias personas sufrieron denuncias falsas e, incluso, querellas criminales por violencia de género gestionadas por el despacho de la pareja de Pedro Jota Ramírez…

Cronológicamente, mi interés por esta historia se inicia cuando contacta conmigo Jesús Muñoz, un Juan Nadie de Frank Capra, al que Cruz ha amargado la vida. Cruz ampara la presentación de la friolera de siete denuncias falsas contra él. Lo que todo el mundo entiende por falsas, del tipo de que amenaza de muerte en el trayecto de Guardamar del Segura a Benidorm y Muñoz está en Madrid, o lo mismo en el punto de encuentro en Madrid, y Muñoz está en El Espinar, Segovia. Y lo hace con una trama instalada en la Federación de Mujeres Progresistas. De ahí me intereso por la historia del primer matrimonio y por otros casos, como el de Lidya Bosch o el triángulo de Fernando Sacristán, Ruth Izcue y Matías Prats, que relato en el libro, en los que Cruz aparece con parecido modus operandi: cualquier divorcio o cualquier disputa sobre custodia de los hijos se sustancia con denuncias de violencia de género, con un objetivo de aniquilación de la persona. Se ha eliminado la presunción de inocencia del varón y está habiendo un abuso tremendo. Cruz es el paradigma de ese esquema perverso.

Bajo la carcasa de casi una novela, en la que la realidad supera la ficción, El triunfo de Ágatha Ruiz de la Prada es una denuncia concluyente de la Ley de Violencia de Género, que está siendo un desastre sin paliativos: no ayuda a las mujeres realmente maltratadas y no provoca más que sufrimiento. Eso sí, es un gran negocio para gente con pocos escrúpulos como la que hoy se llama Cruz Sánchez de Lara. Pedro Jota no se ha casado con ninguna idealista. O miente o está ofuscado por la pasión senil.

         

EN DIRECTO | VÍDEOS | AUDIOS | EXCLUSIVAS | ENTREVISTAS | REPORTAJES

Publica tu comentario

Te invitamos a publicar tu opinión sobre este contenido. El sistema de comentarios es ofrecido por Facebook y funciona bajo sus condiciones de servicio.