¿Es España un Estado fallido? Estos son los 5 datos que lo confirman

Pérdida del control físico del territorio, erosión de la autoridad legítima en la toma de decisiones, fracaso social, político y económico, altos niveles de corrupción, etc. Son algunos de los elementos que, según la institución Fund por Peace, caracterizan a aquellos Estados que son fallidos. Por ello, en Ikusle nos hemos preguntado: ¿Es España un Estado fallido? Estos son los 5 datos que lo confirman.

1. La monarquía cuestionada

La forma monárquica de Estado aprobada con la Constitución Española no pasa por su mejor momento en lo que a apoyos se refiere. Según una encuesta publicada recientemente, tan solo el 50,8% de los españoles se muestra a favor de la monarquía. Y, en ciertas regiones como Cataluña o Euskadi, el apoyo es inferior al 30%.

2. El imparable independentismo

El sistema autonómico pretendía evitar los conflictos y el auge del independentismo en ciertas regiones mediante la transferencia de ciertas competencias del Estado. Sin embargo, el modelo elegido en 1978 no ha logrado impedir las tensiones nacionalistas en Euskadi y Cataluña y el incremento del soberanismo en otras regiones como, entre otras, la Comunidad Valencia, Islas Baleares o Galicia.

LEE TAMBIÉN:  Traductores profesionales en el País Vasco y Navarra

3. El descrédito de los partidos

Tras la muerte de Franco, el modelo político español se articuló sobre dos grandes partidos, uno socialdemócrata, el PSOE, y otro de centroderecha, primero UCD, después Alianza Popular y hoy Partido Popular. Durante varias décadas, el sistema tendió hacia el bipartidismo, alternándose ambas formaciones en el poder. La última crisis económica, la corrupción y los problemas territoriales han reducido notablemente el poder del PSOE y del PP ante nuevas formaciones como Ciudadanos, Podemos o Junts per Catalunya. En la actualidad, el bipartidismo está más debilitado que nunca lo que obliga a socialistas y populares a pactar en todas las instituciones con otras fuerzas políticas.

4. La crisis migratoria

Como otros tantos países de la Unión Europea, España ha sufrido un fuerte incremento de la presión migratoria, procecendente en su mayoría de Siria, el Magreb y el África subsahariana. La llegada de estas miles de personas, junto con las tensiones independentistas, sobre todo en Cataluña, ha facilitado la llegada a las instituciones de Vox, un partido de derecha populista como Vox que, entre otras cuestiones, exige un control de los flujos migratorios que recibe España.

LEE TAMBIÉN:  La Unión Europea se gastará 578 millones de euros para tender 280 kilómetros de cables en el Golfo de Bizkaia

5. Una crisis económica que no ha terminado de irse y otra nueva que llega

Durante toda esta década, España ha sido uno de los países de la Unión Europea que más ha sufrido los efectos de la última crisis económica, llegando incluso a superar, bajo el ejecutivo del socialista José Luis Rodríguez Zapatero, la barrera de los 5 millones de parados. Con el popular Mariano Rajoy en La Moncloa, España volvió a la senda del crecimiento pero el empleo no terminó nunca de recuperarse y volver a los niveles previos a la crisis. Ahora, con Pedro Sánchez como presidente del Gobierno, la economía española ha vuelto a enfriarse y los analistas y expertos temen que la crisis económica que, previsiblemente, hará su aparición en 2019 vuelvan a disparar el desempleo en España.

         

EN DIRECTO | VÍDEOS | AUDIOS | EXCLUSIVAS | ENTREVISTAS | REPORTAJES