Estos son los dos graves problemas a los que se enfrentan las pensiones en España

Los sistemas de pensiones públicas se enfrentan a una serie de desafíos que vienen originados por diversos factores tanto externos al propio sistema como internos. Ninguno de estos factores es nuevo. Todos han sido evidentes desde hace algún tiempo. En mayor o menor medida, los sistemas se han ido adaptando para responder a sus efectos.

A partir de la crisis económica de principios de los noventa, estos problema se hacen mas acuciantes en los distintos países de la Unión Europea, dada la preocupación de los gobiernos por reducir los déficits presupuestarios y contener el crecimiento del gasto, a fin de contener la inflación y encauzar la economía por una senda estable de crecimiento.

Aunque cada Estado de la Unión tiene su propia problemática, nos centraremos, por cuestiones de interés y proximidad, en las dificultades a las que se enfrenta el sistema español de pensiones públicas.

Efectos sobre la viabilidad financiera del sistema

Los principales estudios realizados en nuestro país coinciden en afirmar que el sistema de pensiones públicas se enfrenta a una serie de dificultades a medio y largo plazo. Ya en abril de 1995 se celebraron una serie de reuniones y debates entre los diferentes partidos con representación parlamentaria con el objetivo de afrontar estos problemas.

LEE TAMBIÉN:  EXCLUSIVA. El PNV va de farol: Sabin Etxea no quiere iniciar un proceso soberanista en Euskadi

Esta conferencia culminó con la firma del Pacto de Toledo que suscrito por todos los participantes y que conllevó la aprobación de la Ley 24/1997 de consolidación y racionalización del Sistema de Seguridad Social. El objetivo de este texto es adoptar las medidas oportunas para mejorar y adaptar la Seguridad Social a la realidad actual y futura.


Como hemos dicho, todos los informes, públicos y privados, comparten que existe un deterioro progresivo del sistema de pensiones contributivas basándose en estimaciones de la evolución demográfica y económica de España.

No es solo un problema demográfico

En términos demográficos, se detecta un progresivo envejecimiento de la población motivado por los descensos de mortalidad y natalidad, provocando un cambio en la estructura de la población. La consecuencia inmediata es un aumento de la tasa de dependencia demográfica de las personas mayores o de la tercera edad. Algunos estudios aseguran que el porcentaje de población activa y de pasiva será prácticamente igual el próximo año 2020.

LEE TAMBIÉN:  La Ertzaintza alerta del aumento de las estafas por Internet en Gipuzkoa

El escenario macroeconómico también será igual de relevante que el demográfico debido a que las pensiones crecen a una tasa acumulativa en torno al 1,3% mientas que el número de cotizantes lo hace en una tasa del 0,1%.

Un futuro sombrío

Con estos datos, la proyección futura del sistema de pensiones no es muy halagüeña. Los diversos estudios coinciden en señalar un aumento del déficit del sistema público debido al fuerte crecimiento del gasto en pensiones respecto al crecimiento mas moderado de los ingresos provenientes de las cotizaciones.

A todo esto, hemos de sumar la situación de quiebra financiera de algunos regímenes especiales de la Seguridad Social, solo salvada por los trasvases económicos que se realizan desde el régimen general. Además, la política seguida por diferentes gobiernos de elevar las pensiones mínimas ha ejercido un efecto expansivo sobre el gasto.

         

EN DIRECTO | VÍDEOS | AUDIOS | EXCLUSIVAS | ENTREVISTAS | REPORTAJES

Publica tu comentario

Te invitamos a publicar tu opinión sobre este contenido. El sistema de comentarios es ofrecido por Facebook y funciona bajo sus condiciones de servicio.