EXCLUSIVA. El Frente Nacional quiere convertir al barrio de Saint-Esprit de Baiona en su feudo de Iparralde

El barrio de Saint-Esprit ha sido uno de los más tranquilos y seguros de Baiona, la principal ciudad de Iparralde, durante muchos años. La comunidad judía que abandonó el Reino de Castilla en el siglo XV tras ser decretada su expulsión por Isabel La Católica encontró en Saint-Esprit un refugio a las persecuciones y al antisemitismo. Durante más de 500 años, una pequeña pero relevante comunidad judía ha vivido en este barrio baionarra y siguen acudiendo puntualmente a la escondida sinagoga de la calle Maubec.

Sin embargo, la paz y tranquilidad de Saint-Esprit se ha visto turbada durante los últimos años. Debido al proceso demográfico de abandono de los centros urbanos en favor de la periferia que sucede en Francia, este barrio de Baiona ha perdido población. Muchos de sus edificios han sido abandonados en mayor o menor medida y sufren una evidente degradación. Debido a la bajada de los precios de alquiler y de venta de las viviendas, personas de grupos económicamente desfavorecidos han hecho de Saint-Esprit su nueva casa. Muchos de ellos han abierto sus propios negocios de comida exótica para llevar y han revitalizado, en parte, el cada vez más exiguo comercio de proximidad.

Pero, a pesar de la apertura de estos locales, muchos vecinos de Saint-Esprit están disgustados con la decadencia y el incremento de la inseguridad que se palpa en el barrio. Hablamos con Camille, una vecina “de toda la vida”, que reside en la Plaza de la República, justo enfrente de la estación de ferrocarril. “Cada día tengo más miedo de salir a la calle”, asegura. “Saint-Esprit siempre ha sido un barrio tranquilo. Todos estábamos orgullosos de vivir aquí. Ahora, la situación ha cambiado. Hay peleas, robos, atracos y agresiones muy a menudo y ni la policía ni el ayuntamiento hacen nada”, desvela.

Tras charlar con Camille, entramos a uno de los pequeños comercios de la Plaza de República. Su dependiente nos explica que “está harto de aguantar a mendigos que pasan el día” en los bancos de la plaza. “Muchos de ellos no se limitan a pedir sino que son violentos y asustan a los clientes”, asegura. “En los últimos años, el comercio de Saint-Esprit está muriendo porque los baionarras no se atreven a cruzar el puente”, revela.

Otro cliente, llamado Georges y que afirma residir en Saint-Esprit, nos relata que en el barrio hay bandas de delincuentes. “Recientemente, la policía detuvo a una banda de menores que se dedicaban a robar y agredir a los vecinos. Cuando se produjo la detención, pude ver desde el balcón de mi casa que uno de ellos intentó golpear a un agente. Otro de ellos, intentó escapar y, en su huída, golpeó una moto y un vehículo de la policía entre los aplausos y los gritos de ánimo de sus compañeros”, relata. “Mi impresión es que los policías tenían miedo mientras practicaron los arrestos”, afirma y añade que “tenemos miedo de que Saint-Esprit se convierta en un barrio peligroso como los del extrarradio de París, Marsella o Lyon”.

LEE TAMBIÉN:  VÍDEO. Netflix anuncia para el próximo mes de diciembre el estreno de la película Bright con Will Smith

Según los vecinos de Saint-Esprit, los miembros de estas bandas son “en su mayoría, inmigrantes”. A pesar de que la tasa de inmigración de Baiona en particular y de Iparralde en general es de las más bajas de Francia, se empieza a sentir entre los ciudadanos un recelo y temor por aquellos que no tienen el aspecto de franceses.

“Una de las integrantes de esa banda es musulmana”, indica Georges. Según este vecino del barrio, la chica muestra un “comportamiento antisocial, agrede a los peatones, lanza petardos a tiendas, amenaza, roba y rompe cristales”. Georges asegura que le ha visto lanzar un petardo a una madre que paseaba con su bebé en un carrito. “La policía de Baiona es muy laxa”, añade.


Cruzamos ahora el puente y nos dirigimos al pub irlandés que se encuentra en la Plaza de la Libertad, enfrente del ayuntamiento de Baiona. Allí nos reunimos con Sébastien, un miembro de la Gendarmería que lleva destinado a Baiona varios años. Sébastien nos desvela que las bandas que operan en Saint-Esprit han provocado cerca de 200 intervenciones policiales en un año. “Sus delitos son, principalmente, el robo, agresiones, tráfico de droga, conducción de vehículos sin permisos y un largo etcétera”, explica. “No podemos hacer nada contra ellos porque son, en su mayoría, menores. En la mayor parte de casos, los devolvemos a los centros educativos para menores conflictivos pero muchos de ellos logran escapar”, revela. “No podemos detener a menores de edad”, añade.

Tras hablar con Sébastien, nos dirigimos a la puerta de la Catedral de Baiona, una de las joyas del gótico francés. Hemos acordado reunirnos con Lucien, un militante “de base” del Frente Nacional y, según nos explica, “un devoto católico”. No sabemos si Lucien es su nombre real pero nos muestra en su teléfono móvil una gran cantidad de fotografías con los principales dirigentes de la formación ultraderechista. En las instantáneas, Lucien sonríe junto a Marine Le Pen, la candidata a las elecciones presidenciales de 2017, o Jean-Michel Iratchet, el líder del partido en Iparralde y consejero regional de Nueva Aquitania. “Marine será, por fin, nuestra presidenta el año que viene”, asegura con una sonrisa.

LEE TAMBIÉN:  10-N: El PSOE gana, el PP se dispara, Ciudadanos se hunde y Podemos y Vox aspiran al sorpasso

Comenzamos a pasear por las animadas calles de Baiona. Es sábado, hace buen tiempo y la gente aprovecha para realizar sus compras. Lucien nos desvela que el Frente Nacional “ha detectado el profundo descontento entre los vecinos de Baiona y del barrio de Saint-Esprit particularmente”. Según nos explica, “la situación ha comenzado a descontrolarse” y asegura que el Frente Nacional dispone de informes y estudios que demuestran que la tasa de criminalidad y delincuencia ha crecido en los últimos años “más de lo que reconoce el ayuntamiento, la policía o el consejo departamental de Pirineos Atlánticos“. “Y esto se debe al aumento de la inmigración”, asegura, aunque no nos proporciona ningún dato que lo corrobore.

Según Lucien, el Frente Nacional ha incrementado su implantación en Saint-Esprit y se muestra confiado en que los vecinos del barrio emitan su voto a Marine Le Pen. “El crecimiento de nuestro partido es complicado en Iparralde, una zona en la que el Partido Socialista sobre todo o Los Republicanos tienen bastante fuerza pero somos optimistas”, explica. “A pesar de ellos, hemos comenzado a hacer campañas en el barrio. La mayoría de los vecinos vienen a charlar con nosotros cuando nos ven pegar carteles aunque también hemos tenido problemas con algunos inmigrantes y personas de extrema izquierda“, comenta. “Nuestro objetivo es proporcionar a Marine Le Pen el máximo de votos en Saint-Esprit para ayudarla a entrar en el Palacio del Elíseo, la residencia del presidente de Francia. No obstante, Lucien revela que “el objetivo a medio plazo de nuestro partido en Iparralde es ser la segunda fuerza en las próximas elecciones municipales y regionales. El barrio de Saint-Esprit será donde el Frente Nacional comience a recuperar lo que Francia debe ser y a defender primero a los franceses”, concluye.

         

EN DIRECTO | VÍDEOS | AUDIOS | EXCLUSIVAS | ENTREVISTAS | REPORTAJES

Publica tu comentario

Te invitamos a publicar tu opinión sobre este contenido. El sistema de comentarios es ofrecido por Facebook y funciona bajo sus condiciones de servicio.