Federico Krutwig, el independentista revolucionario que soñó con la Vasconia

En 1963, un getxotarra de padre alemán y madre vasca llamado Federico Krutwig publicó, bajo el seudónimo de Fernando Sarrailh de Ihartza, un libro titulado Vasconia que supuso un conmoción dentro del nacionalismo vasco. Hasta aquel momento, la mayor parte de los nacionalistas seguían, en mayor o menor medida, las tesis de Sabino Arana, el fundador del PNV.

En Vasconia, Krutwig rompía por completo con Arana y sugería apostar por un claro independentismo añadiendo postulados de carácter anarquista y marxista. En opinión de Krutwig, había llegado la hora de la independencia y esta sólo podría conseguirme mediante la creación de una guerrilla popular, siguiendo el modelo de los movimientos de liberación del tercer mundo de la época.

Además, Krutwig superaba los límites del País Vasco y aseguraba que la independencia debía tener como objetivo la constitución de un Estado vasco que abarcase también a Navarra, el norte de Aragón, parte de Castilla y León y Cantabria y, por supuesto, Iparralde y la Gascuña.

LEE TAMBIÉN:  Una banda formada por dos menores y dos hombres asalta una empresa en Bilbo

El libro fue rechazado por los sectores más tradicionales y conservadores del nacionalismo pero lograron una buena acogida entre los grupos vascos juveniles y más revolucionarios. Aunque nunca llegó a encontrarse una vinculación, directa o indirecta, entre Federico Krutwig y ETA, la policía franquista aseguró que el pensador era una de las principales inspiraciones ideológicas para el grupo armado.

EN DIRECTO | VÍDEOS | AUDIOS | EXCLUSIVAS | ENTREVISTAS | REPORTAJES