Idaho, el estado vasco de Estados Unidos: “La regulación mínima nos ha convertido en uno de los mejores lugares para invertir”

Gracias a una combinación de impuestos bajos, un presupuesto equilibrado sin deuda estatal y un entorno regulatorio de sentido común, la economía de Idaho es una de las más fuertes de Estados Unidos y se ha convertido en uno de los estados más interesantes para invertir.

Como explican desde la Cámara de Comercio de Idaho, “en nuestro estado es una prioridad mantener bajos los impuestos y los costes de hacer negocios. También hemos eliminados las estrictas regulaciones que se interponen en el camino del emprendedor, haciéndonos ágiles y capaces de moverse rápidamente. O como nos gusta decir, corriendo a la velocidad de los negocios”.

El crecimiento económico de Idaho es estable así como su entorno empresariale. Los sectores en crecimiento incluyen las industrias de fabricación, tecnología e innovación, agroindustria y productos forestales de Idaho. Idaho es el hogar de más de 800 empresas de software, con cerca de 400 de estos situados en Boise. La fabricación de la tecnología es el producto interno bruto número uno de Idaho y las inversiones en este sector son cada día mayores.

Otro de los grandes atractivos de Idaho es su poderosa fuerza laboral, altamente cualificada y con elevadas tasas de productividad. De hecho, el área metropolitana de Boise, la capital del estado, se ha convertido en un reconocido centro emergente de alta tecnología. Idaho cuenta con diez universidades y centros de formación superior, algunas de ellas muy relevantes como la North Idaho College, que cuentra con un Centro Aeroespacial de Excelencia para formar a los alumnos en sus carreras profesionales dirigidas a la industria aeroespecial en particular.

LEE TAMBIÉN:  ENCUESTA. ¿Estás a favor de legalizar por completo el uso de la marihuana?

El sector agroalimentario también es otro de los grandes pilares económicos del estado. En el área de Twin Falls, otra de las principales áreas urbanas de Idaho, se ha creado un importante núcleo dedicado a la fabricación de alimentos, que se ha consolidado como uno de los más punteros de Estados Unidos.

La legislación laboral de Idaho también es especialmente atractiva para los emprendedores ya que su política de “empleo voluntario” permite que la relación entre trabajadores y empresarios no esté regulada por contratos de duración determinada. “Esto da a ambas partes la flexibilidad para tomar decisiones sobre el empleo continuo sin el espectro de procedimientos legales prolongados”, aseguran desde la Cámara de Comercio estatal. Además, el sistema de Idaho también permite que las empresas esarrollar acuerdos de empleo particulares que reflejen sus políticas específicas y contextualizadas.

Sin embargo, desde la Cámara de Comercio matizan que Idaho no es una zona del “oeste salvaje” sin las regulaciones estatales o federales y recuerdan que los empleadores deben cumplir con el salario mínimo federal, contra la discriminación y las regulaciones de beneficios, así como el código estatal. “Estas políticas benefician a la comunidad empresarial en su conjunto, garantizando la igualdad de trato y la creación de un entorno propicio para una fuerza laboral productiva”, aseguran.

LEE TAMBIÉN:  El Consejo de Estado francés impide a Primark instalarse en el centro comercial Ametzondo de Baiona

En la creación de este clima para la creación y desarrollo de negocios ha tenido buena parte de responsabilidad el “gran crisol americano” que, según la Cámara de Comercio, “se refleja en el estado”. “La historia de Idaho es una colorida mezcla de pueblos nativos, pioneros, mineros y aventuras. Por ejemplo, a mediados de 1800, Idaho vio una afluencia de mineros de oro chinos, seguida por olas de colonos ingleses, alemanes e irlandeses. Hoy en día, la capital de Idaho es el hogar de la población vasca más grande de los Estados Unidos. Y de acuerdo con los datos del Censo de EE.UU., aproximadamente uno de cada diez habitantes son hispanos o latinos”.

“Históricamente, los estados dentro de los Estados Unidos se han desarrollado en gran medida a las leyes federales de inmigración sin crear una legislación estatal específica duplicada. En la última década algunos vecinos de Idaho han comenzado a crear sus propias leyes que desalientan la inmigración”, explican desde la citada institución. “Idaho no es uno de esos estados. Idaho sigue recibiendo a los inmigrantes, y las comunidades en Idaho ven los beneficios de atraer y mantener talento e industria de todo el mundo”, concluyen.

EN DIRECTO | VÍDEOS | AUDIOS | EXCLUSIVAS | ENTREVISTAS | REPORTAJES