DE VACACIONES. Baiona: La monumental e histórica capital de los vascos del norte

Tras visitar Biarritz, nos dirigimos a Baiona, la ciudad más importante de Iparralde y subprefectura del departamento de Pirineos Atlánticos, que ofrece un rico patrimonio histórico y cultural al visitante.

Fundada en torno al año 950, Baiona siempre ha estado volcada al mar. Conquistada por los vikingos, éstos transmitieron a sus habitantes sus conocimientos y técnicas sobre la construcción de barcos. Gracias a ellos, Baiona se convirtió pronto en un importante puerto atlántico. Durante casi 300 años, Baiona, como el resto del ducado de Aquitania, estuvo dominada por los ingleses, dentro del conflicto de la Guerra de los Cien Años hasta su recuperación por la corona francesa en agosto de 1541. Sin embargo, el nombre de Baiona alcanzó fama mundial en el siglo XVII, cuando los agricultores de la ciudad, sumidos en uno de los tantos conflictos sociales que se produjeron en Francia en aquella centuria, se quedaron sin pólvora y tuvieron la ocurrencia de meter sus cuchillos en los cañones de sus armas, naciendo así la bayoneta.

pesar de contar con poco más de 40.000 habitantes, Baiona es una ciudad rica en lo que a patrimonio histórico se refiere. Entre todos sus momumentos, destaca la Catedral de Santa María, de estilo gótico y construida en torno al siglo XIII que fue declarada Patrimonio de la Humanidad en 1998 por la Unesco. También vale la pena visitar sus dos castillos, Château-Vieux y Château-Neuf, en el primero de los cuales se firmaron las Abdicaciones de Baiona en 1808 por la cual José Bonaparte, hermano de Napoleón, pasaba a ser el nuevo rey de España. Dentro de las construcciones militares con las que cuenta Bayona, vale la pena visitar la Citadelle, construida en el margen derecho del río Adur, justo donde desemboca La Nivelle, uno de sus principales afluentes, y las forticaciones de Vauban.

LEE TAMBIÉN:  100 años de la inauguración del primer establecimiento de Cristóbal Balenciaga en San Sebastián

En cuanto a museos, Baiona ofrece dos alternativas principales. Por un lado, el Museo Vasco que alberga una gran colección sobre el rico patrimonio cultural de la región y, por otro, el Museo del pintor realista Leon Bonnat, uno de los más importantes de la pintura realista francesa y que cuenta, además de su colección, pinturas y dibujos de Botticelli, Rafael, Rembrandt o José de Ribera entre otros artistas.

El nombre de Baiona también está asociado a la gastronomía. Además de la típica cocina vascofrancesa, la ciudad es uno de los grandes centros mundiales del chocolate, importado por los judíos españoles emigrados tras su expulsión a finales del siglo XV. Y, por supuesto, el jamón de Baiona, de cerdo curado y salado, al estilo del serrano que no resultará especialmente atractivo a los comensales españoles pero sí a los franceses.

Pero si hay algo por lo que Baiona es conocida a nivel mundial es por sus fiestas, que se celebran los últimos días de julio y primeros de agosto, atrayendo a más de 1,5 millones de visitantes. Comenzaron en 1932 a imitación de los San Fermínes de Pamplona y prestando a una gran importancia a los espectáculos taurinos que se celebran en el coso de las Arenas de Baiona. Además de las corridas, se puede disfrutar de vaquillas para todos los públicos, toro de fuego, bailes populares, conciertos, desfiles de carros típicos, etc.

ETIQUETAS: , ,


JARRAITU HEMEN: Ikusle-rekin azken albisteak Facebook-en bidez

Publica tu comentario

Te invitamos a publicar tu opinión sobre esta noticia. El sistema de comentarios es ofrecido por Facebook y funciona bajo sus condiciones de servicio.


     



↑ Subir

Publicidad - Contacto - Aviso legal - Privacidad y protección de datos
© 2016-2018. Todos los derechos reservados