Pau: La irreductible capital pirenaica del antiguo Reino de Navarra

Fundada en torno al siglo XII para controlar el paso del río llamado La Gave, Pau ha sido uno de los centros neurálgicos de la historia francesa medieval y contemporánea. Sede de los estados del Béarn, Pau fue la capital del Reino de la Baja Navarra tras la incorporación de Navarra al Reino de Castilla en 1512. En 1560 la Reina Juana III decide convertirse al calvinismo, que pasa a ser la religión oficial del pequeño reino pirenaico. Ello supuso que Pau sufriera las guerras de religión entre católicos y hugonotes que asolaron el suelo francés durante las décadas siguientes. Tras la muerte de Juana, su hijo Enrique III es coronado rey y, tras una serie de fallecimientos en la familia real, es nombrado rey de Francia en 1589 con el nombre de Enrique IV. De este modo, el reino pasa a unirse a la Corona de Francia.

Tras la desaparición del reino bajonavarro, la región del Béarn y Pau se sumergen en una crisis que se prolonga hasta la Revolución Francesa en 1789. Un año después, Pau es declarada la capital del departamento de Bajo Pirineos, hoy llamado Pirineos Atlánticos. En 1808, Napoleón visita la ciudad, que tacha de “mediocre y lamentable” y decide reconstruir la ciudad tras considerar que tiene una gran potencialidad gracias a su cercanía con la cordillera pirenaica y su clima benigno.

No se equivocó Napoleón: en el siglo XIX y con el desarrollo del turismo, Pau comienza a recibir visitantes, especialmente ingleses, atraidos por los diferentes balnearios de la región y la construcción del primer campo de golf de Europa, el Pau Golf Club, que aún existe en Billière. A finales del citado siglo, se construye una línea de tren que une Pau con Lourdes, santuario convertido en un destino de primer orden para los peregrinos católicos de todo el mundo.

LEE TAMBIÉN:  Ponen al descubierto las "mentiras" de Podemos y Ramón Espinar sobre Zara y Amancio Ortega

1909 es otra fecha clave para Pau. En ese año, los famososo hermanos Wright crean en la ciudad la primera escuela de aviación del mundo que más tarde sería un centro de entrenamiento y formación del arma aérea del ejército francés. Si bien esa escuela fue cerrada hace décadas, Pau ha mantenido su relación con la aviación, siendo uno de los principales centros de innovación y construcción de aeronaves en Francia así como sede de unas de las principales bases aéreas del ejército galo.


Debido a su rica historia, Pau ofrece multitud de atractivos para el turista interesado en el patrimonio cultural. Dentro de los monumentos que ofrece, destacan el Castillo de los Reyes de Navarra, diseñado por Gastón Febus en el siglo XIV. A su alrededor, se ha conservado un magnífico barrio medieval que se ha convertido en una de las zonas comerciales y de restauración con más solera de la ciudad. Además del castillo y su barrio anexo, también es imprescindible visitar la casa natal de Bernadotte, mariscal de Francia y rey de Suecia, el Palacio Beaumont y el funicular que une la estación de tren con el centro de la ciudad.

LEE TAMBIÉN:  VÍDEO. No te pierdas el tráiler de Mindhunter, la nueva serie de David Fincher para Netflix

Por supuesto, toda visita a Pau está obligada a recorrer el Boulevar de los Pirineos, que ofrece unas sensacionales vistas sobre la cordillera, siendo posible divisar los principales picos de la misma, siempre que el tiempo acompañe. Si hay tiempo, es inexcusable acercarse hasta la cercana localidad de Lourdes y visitar el santuario.

Además de las pertinentes visitas culturales, Pau ofrece una rica gastronomía que hará las delicias de los comensales más exigentes. En especial, destacan todos los derivados del pato y la oca, como el foie gras o el magret, que son las especialidades de la región. También es imprescindible probar los dos platos regionales como el poule au pot o guiso de gallina y el garbure, una sopa densa muy típica del Béarn, que deben tomarse acompañadas del reputado vino blanco de Jurançon.

CONOCE IPARRALDE

Pau: La irreductible capital pirenaica del antiguo Reino de Navarra

Sokoa, el fuerte que construyeron los vascos del norte para defenderse de los españoles

Baiona: La monumental e histórica capital de los vascos del norte

Biarritz: La ciudad que enamoró a Victor Hugo y a la realeza europea

         

EN DIRECTO | VÍDEOS | AUDIOS | EXCLUSIVAS | ENTREVISTAS | REPORTAJES

Publica tu comentario

Te invitamos a publicar tu opinión sobre este contenido. El sistema de comentarios es ofrecido por Facebook y funciona bajo sus condiciones de servicio.