“Vertidos por doquier”: Eguzki denuncia 4 vertidos en apenas 10 días en Araba, Bizkaia y Gipuzkoa

En palabras del colectivo ecologista y antinuclear Eguzki, “no olvidaremos fácilmente la segunda quincena de julio en lo que a calidad de agua de los ríos se refiere: en un plazo de diez días hemos tenido conocimiento de 4 vertidos en Araba, BIzkaia y Gipuzkoa”.

Según Eguzki, “solo estamos denunciando aquellos casos de los que tenemos datos básicos. Creemos que ha habido y hay más vertidos pero ya sea porque la administración no informa, porque se considera un hecho habitual para la ciudadanía y/o porque esas denuncias no se dan a conocer, el resultado es que hay vertidos que desconocemos y por tanto no podemos denunciar”.

El colectivo ambientalista afirma que el primer vertido se produjo en la ría de Nervión a su paso por el centro de Bilbao. En el agua “se podían ver diversos vertidos: plásticos, compresas, una gran mancha de aceite… Desconocemos la procedencia del vertido pero sospechamos que puede proceder de alguno de los colectores existentes en la ría del Ibaizabal-Nervión. Lo que sí sabemos es que las instituciones públicas que pueden tener alguna responsabilidad en este tema como el Ayuntamiento de Bilbo, Ura Agentzia y/o Consorcio de Aguas Bilbao Bizakaia, no han dado ninguna explicación”. En opinión de Eguzki, “las citadas tres instituciones deberían hacer una reflexión” ya que “ni la ría está tan limpia como se publicita y por consiguiente tampoco es tan segura”.

Un día después, el río Zadorra a su paso por Agurain “cogió un color oscuro y se podían observar muchos residuos sólidos en el agua. “Según Ura (Agencia Vasca del Agua), el vertido se produjo al producirse una avería en la bomba de entrada a la depuradora de Agurain con lo que el Zadorra recibía el agua sucia, sin ningún tipo de tratamiento. Ura también enfatizó que estaba haciendo un seguimiento en continuo , ya que lleva tiempo con problemas para cumplir los parámetros de vertido establecidos, como consecuencia de que no se solucionan las deficiencias que acarrea la depuradora desde hace años, por lo que los vertidos inesperados se producen con asiduidad”.

Desde Eguzki se recuerda que “en este caso se dio la circunstancia de que en un primer momento ni la Diputación, ni el Ayuntamiento, ni la empresa gestora respondió a las llamadas de emergencia, con lo que la reparación del vertido se prolongó”.

El tercer vertido se produjo en Laudio, a la altura de Areta, “donde aparecieron peces muertos en el Nervión. Según Ura, estos peces murieron por falta de oxígeno. Esto hechos se repiten una y otra vez. Prueba de ello es que a primeros de julio se produjo otro vertido y en marzo un ciudadano también aviso de un vertido”, aseguran desde Eguzki.

Sin embargo, el colectivo ecologista afirma que “Ura no cuenta es que la falta de oxígeno se debe principalmente, a que las aguas residuales del Alto Nervión se vierten directamente al río, ya que no existe la infraestructura, los colectores que recojan las aguas residuales y por supuesto tampoco se han construido las depuradoras de Basaurbe y Markijana. Es más, la situación es tan grave que el 2001 el Ministerio de Medio Ambiente declaró de interés general el Plan de Saneamiento del Alto Nervión”.

El cuarto vertido se produjo en Gipuzkoa, en el río Amezketa y el municipio con el mismo nombre. Según explica Eguzki, “el 28 de julio por la mañana, el río apareció teñido de un color rojo espectacular. Según confirmó Ura, el vertido tenía su origen en la papelera de pueblo, Papelera Aralar, a consecuencia de una avería”.

“Según un medio de comunicación local, mientras técnicos de Ura trabajaban para minimizar el impacto de la contaminación, la Ertzaintza aseguraba que todos los animales están bien. Vamos a ver: si el vertido no ha tenido impacto alguno sobre los animales, es que es inocuo, y, si es inocuo, no tiene sentido que los técnicos de Ura se afanen en controlar sus efectos. Por tanto, no hace falta ser especialmente suspicaz para concluir que el vertido no ha sido en absoluto inocuo, como no lo son ninguno de los muchos vertidos accidentales que, con demasiada frecuencia, se registran en instalaciones industriales. En este caso creemos que el problema pudo ser doble: por una parte la propia avería y por otra el fallo del sistema de seguridad en caso de avería, cuyo objetivo era que ese tinte no acabara en el río”, especulan desde el citado colectivo.

En opinión de Eguzki, “todos estos hechos no son más que el reflejo de lo que pasa en nuestros ríos durante todo el año, pues están sucediendo muchos vertidos”. Sobre las posibles razones de los mismos, el grupo considera que “los trabajos de saneamiento van muy atrasados, 20 años en algunos casos, obsolescencia de algunas infraestructuras, falta de celo y control, dejadez por parte de la administración y las empresas…”. “Lo que es innegable es que los afectados directos son nuestros ríos, el medio ambiente es claro perdedor y por consiguiente también nuestra calidad de vida”, concluyen.

ETIQUETAS: , , , , , , , , , ,



PUBLICA TU COMENTARIO

Te invitamos a publicar tu opinión sobre esta noticia. El sistema de comentarios es ofrecido por Facebook y funciona bajo sus condiciones de servicio.


     



↑ Subir

Publicidad - Contacto - Aviso legal - Privacidad y protección de datos
© 2016-2017. Todos los derechos reservados