¿Sabías que la Liga Norte italiana fue en sus inicios un partido de extrema izquierda?

Tras intentar realizar la carrera de medicina sin éxito, un joven lombardo llamado Umberto Bossi decidió hacer carrera en el mundo de la canción, llegando incluso a grabar un disco bajo el seudónimo de Donato. Debido a la escasa acogida de su disco, Bossi buscó nuevas actividades a las que dedicarse.

A principios de la década de los ochenta, durante su estancia en el Valle de Aosta, conoció a Bruno Salvadori, líder de la Union Valdôtaine, un movimiento autonomista que exigía a Roma la transferencia de diferentes competencias a la región. Bossi quedó fascinado por el movimiento y comenzó a frecuentar los círculos regionalistas de la Lombardía.

En 1982 y junto a Roberto Maroni, fundó la Liga Autonomista Lombarda, de la que fue nombrado su secretario nacional. Al igual que los valdostanos, la Liga no pedía la independencia de Italia sino la creación de una autonomía, siguiendo el modelo de los lander alemanes, las regiones belgas o las comunidades españolas.

Dos años más tarde, la Liga Autonomista Lombarda se renombró en la Liga Lombarda, logrando sus primeros éxitos electorales con un mensaje autonomista, populista y con un toque xenófobo respecto a los inmigrantes llegados a la región desde el sur de Italia.

LEE TAMBIÉN:  Elgoibar: Un conductor que transportaba droga siembra el pánico en la AP-8

En 1989, la Liga Lombarda se fusionó con otras asociaciones y movimientos lombardos y los partidos Liga Lombarda, la Liga Véneta, Piamonte Autonomista, la Unión Ligur, la Liga Emiliano-Romañola y la Alianza Toscana creando la Liga Norte.

En las elecciones generales de 1996, la Liga Norte superó el 10% de los votos, consiguiendo 59 diputados y 27 senadores. El partido decidió entonces superar el autonomismo y exigió la independencia de las regiones del norte de Italia a las que llamaron Padania. Además, incrementó sus críticas contra los partidos tradicionales y el sistema político italiano, acusando a Roma de ser “una ladrona”. Uno de los cargos electos de la Liga Norte llegó, incluso, a mostrar en un acto público una soga con la quería ejecutar a políticos corruptos.

Por aquellos años, la Liga Norte se presentaba como un partido antifascista y de izquierdas. Prueba de ello es que comparaba a los partidos de Roma con el ultraderechista Frente Nacional francés liderado por Jean-Marie Le Pen, tal y como muestra este adhesivo que se hizo muy popular.

LEE TAMBIÉN:  Brutal agresión en Errenteria: La Ertzaintza pasó por delante de la víctima sin detenerse

La identificación de la Liga Norte con postulados de extrema izquierda llegó a tal punto que una de las formaciones que la componían, la Lega Veneta de la región de Venecia, llegó a editar un modelo de pegatina con la efigie del revolucionario Ernesto Guevara, más conocido como el Ché.

En la actualidad, el secretario general y candidato del partido es Matteo Salvini. Con Meroni al frente de la Liga Norte, la formación ha olvidado por completo las peticiones soberanistas y se ha centrado en la denuncia de la inmigración ilegal, la propuesta de celebrar un referéndum sobre la permanencia de Italia en la Unión Europea y la expansión del partido por el centro y el sur de Italia. En las elecciones generales celebradas el pasado 4 de marzo, la Liga Norte se convirtió en la segunda fuerza política italiana gracias a los 5,4 millones de votos (17,6% del total) obtenidos.

Curiosamente, Matteo Salvini fue, en su juventud, un militante y dirigente marxista perteneciente al grupo de los Comunistas Padanos, una de las formaciones que integraban la Liga Norte.

         

EN DIRECTO | VÍDEOS | AUDIOS | EXCLUSIVAS | ENTREVISTAS | REPORTAJES