Sokoa, el fuerte que construyeron los vascos del norte para defenderse de los españoles

Uno de los enclaves más bonitos de la costa de Iparralde se encuentra en Sokoa, una comuna de la localidad Ziburu. Enclavado en el lado sur de la bahía de San Juan de Luz y muy cerca de Biarritz, Sokoa es un pequeño pueblo que todavía conserva el sabor añejo de su puerto tradicional y del olor a sardinas recién pescadas.

Pero, sin duda, el principal atractivo de Sokoa es su fuerte que, desde hace medio milenio, domina y protege a la bahía. Ordenado construir por Enrique IV en el siglo XVI para defender a San Juan de Luz de los ataques españoles, el fuerte de Sokoa terminó de construirse durante el reinado de Luis XIII.

En 1636, barcos españoles atacaron la costa de Iparralde y lograron desembarcar en la bahía, tomando el fuerte que recibió el nombre de Castilla. Las tropas españolas continuaron mejorando las defensas del fuerte aunque, a los pocos años, volvió a ser recuperado por los ejércitos franceses.

LEE TAMBIÉN:  Piden testigos: Una mujer muere atropellada en la GI-20 en San Sebastián

En 1686, el ingeniero militar Vauban, considerado uno de los grandes genios de la época en su gremio, visitó el fuerte y proyectó una serie de obras de mejora, aprovechando los escombros y restos de material abandonados por los españoles durante la Guerra de los Treinta Años.

Tres décadas después, los trabajos de remodelación del fuerte de Sokoa finalizaron con la construcción del dique de conexión con tierra firme y la ampliación en altura de la torre que también fue dotada de material artillero. En 1723 se terminó de edificar el anillo exterior que todavía se conserva.


Durante la Tercera Guerra Carlista, el fuerte de Sokoa sirvió de hospital de paso para los soldados carlistas heridos en la batalla de Somorrostro en su camino a Iratxe.

El siguiente hito histórico del fuerte de Sokoa se produjo en 1940 tras la invasión de Francia por parte del ejécito alemán. Temiendo un posible desembarco aliado en la costa de Iparralde, los nazis construyeron una serie de defensas desde Hendaia hasta Burdeos, aprovechando el fuerte para instalar diferentes baterías que barrían esta parte de la costa vasca.

LEE TAMBIÉN:  Mariano Rajoy defenderá ante la Comisión Europea la legalidad del cupo vasco

Tras el final de la contienda mundial, el fuerte de Sokoa fue rehabilitado y hoy constituye una de las construcciones militares más singulares y visitadas de Iparralde.

CONOCE IPARRALDE

Pau: La irreductible capital pirenaica del antiguo Reino de Navarra

Sokoa, el fuerte que construyeron los vascos del norte para defenderse de los españoles

Baiona: La monumental e histórica capital de los vascos del norte

Biarritz: La ciudad que enamoró a Victor Hugo y a la realeza europea

         

EN DIRECTO | VÍDEOS | AUDIOS | EXCLUSIVAS | ENTREVISTAS | REPORTAJES

Publica tu comentario

Te invitamos a publicar tu opinión sobre este contenido. El sistema de comentarios es ofrecido por Facebook y funciona bajo sus condiciones de servicio.