Las diferencias entre los electrodomésticos de hogar y la maquinaría para hostelería

Mantener un hogar y sacar adelante un negocio de cara al público tienen muchas cosas en común. Una de ellas es que hay que mantenerlos limpios, al día y, en lo que se refiere a electrodomésticos, procurar tener aquellos que posean las mejores prestaciones para, por un lado, gozar de mayor comodidad y, por otro, ofrecer el mejor servicio a los clientes. Sin embargo, pese a que tanto una vivienda como un negocio requieran de los mejores electrodomésticos, esto no quiere decir que deban ser de la misma categoría.

Los electrodomésticos para hogar se quedarán seguramente cortos en cuanto a tamaño y funcionalidades para un establecimiento comercial, y algo parecido sucederá al revés: es muy posible que el equipamiento para un negocio sea excesivo para una vivienda. Por ello, hay que tener claro qué comprar para cada situación y dónde adquirirlos. Si hablamos del hogar, en tiendas como Kyeroo es posible encontrar grandes precios en electrodomesticos online. Desde televisores a neveras, pasando por otros útiles como lavadoras, hornos y un largo etcétera.

Por su parte, aquellos que regenten un establecimiento de cara al público, como un negocio de hostelería, deben dirigirse a sitios especializados en electrodomésticos concretos. Una opción ideal donde encontrar equipamiento para hostelería es Fibraclim, una tienda online de confianza donde encontrar encontrar la mejor maquinaria de hostelería a precios atractivos.

¿En qué se distinguen los electrodomésticos de hostelería y de hogar?

Al hablar de electrodomésticos de hogar y de hostelería, los primeros que vienen a la mente son los relacionados con la cocina: el frigorífico, la cafetera, el horno, el lavavajillas… Se trata de maquinaria común tanto en una vivienda como en un restaurante o cafetería. Sin embargo, sus características no son las misas. Por ejemplo, el frigorífico de una casa tendrá un tamaño considerablemente reducido en comparación con el de un restaurante, donde se debe almacenar comida para un mayor número de personas.

LEE TAMBIÉN:  La Diputación Foral de Bizkaia quiere construir un túnel bajo la ría y ampliar la Supersur hasta Arrigorriaga

Esta es solo una de las diferencias que podemos encontrar entre los electrodomésticos para hogar y aquellos diseñados especialmente para la hostelería, pero lo cierto es que hay varias más a tener en cuenta. Lo primordial es saber que el equipamiento de hostelería no es el adecuado para una casa familiar, y viceversa, puesto que los electrodomésticos dirigidos a viviendas no permitirían ofrecer un buen servicio a los clientes de una cafetería o incluso un bar.

La durabilidad del electrodoméstico

Cuando hablamos de la durabilidad de un electrodoméstico nos referimos a su vida útil, al periodo de tiempo en el que funcionará a pleno rendimiento hasta que quede obsoleto y sus funciones ya no sean óptimas o, por otro lado, se averíe sin posibilidad de reparación. En este punto, cabe destacar que los electrodomésticos destinados a hostelería, como los que se utilizan en restaurantes u hoteles, ofrecen una vida útil mayor que la de los de hogar.

El motivo es sencillo: los electrodomésticos de hostelería están destinados a una actividad más intensa en el día a día, con incluso horas punta de una carga de trabajo que no podría soportar en buenas condiciones la maquinaria de hogar. Por ejemplo, un lavavajillas industrial debe estar preparado para lavar platos, vasos y cubertería continuamente, prácticamente desde que el restaurante abre hasta que cierra. Esta exigencia requiere que su vida útil sea larga.

El tamaño de los electrodomésticos

La diferencia más evidente es el tamaño de los electrodomésticos en sí, y podemos tener muy diversos ejemplos que lo demuestran. Partiendo del aparato más común, un televisor, siempre convendrá que sea más grande la televisión de un bar donde los clientes acuden a ver eventos deportivos, que la del salón de una casa. En esta línea, el congelador de un restaurante es obligadamente mucho más espacioso que el de la cocina de una vivienda, que suele ir integrado con la nevera.

LEE TAMBIÉN:  Lee aquí un extracto del libro El triunfo de Ágatha Ruiz de la Prada que narra su polémico divorcio de Pedro Jota Ramírez

Básicamente, los electrodomésticos destinados a la hostelería son mucho más grandes que los que se pueden encontrar en una vivienda. Su exigencia y las funciones para los que están destinados así lo requieren, tanto por el número de personas que deben beneficiarse de sus prestaciones como por la cantidad de horas que estarán funcionando en alta intensidad.

El consumo de energía de la maquinaria

Por último, una característica diferente entre ambos tipos de maquinaria y que es consecuencia de lo comentado anteriormente, es el consumo energético. Los electrodomésticos de hostelería requerirán de un consumo energético mayor que los electrodomésticos de hogar. Y ello es debido al uso que se hace de los mismos. Mientras en una vivienda el horno puede perfectamente utilizarse tan solo una a dos veces al día, en un restaurante es un aparato que, además de ser más grande, estará continuamente en marcha.

Las horas de funcionamiento y el tamaño influyen directamente en el consumo energético de cada electrodoméstico: a mayor envergadura y mayor tiempo en marcha, más gasto energético. Por ello, un local de hostelería, en suma, deberá hacer frente a un consumo en electricidad notablemente superior al de un hogar familiar.

En conclusión, tanto para comprar maquinaria para una vivienda como para un negocio de hostelería, se debe acudir a tiendas de confianza donde encontrar un amplio catálogo de posibilidades y buscar los mejores precios. Dentro de esa búsqueda, habrá que tener claro que los electrodomésticos de hogar no son aptos un negocio, y viceversa. Esto ayudará a sacar mejor rendimiento de toda la maquinaria que se utilice en cada contexto.

EN DIRECTO | VÍDEOS | AUDIOS | EXCLUSIVAS | ENTREVISTAS | REPORTAJES