Soluciones para tratar la hiperhidrosis y acabar con la sudoración excesiva

Si últimamente notas que sudas mucho más de lo normal, incluso aunque no haga calor, no estés realizando ningún esfuerzo físico o no te encuentres nervioso, es muy probable que padezcas hiperhidrosis, un problema que produce sudoración excesiva de forma espontánea, y que en la actualidad afecta a más del 2% de la población mundial. Se estima que en España son más de 300.000 las personas que sudan excesivamente sin ninguna razón aparente. 

La hiperhidrosis se da con mayor frecuencia en personas de raza blanca, con edades comprendidas entre los 25 y 65 años, aunque la sudoración excesiva podría aparecer en cualquier momento de la vida sin avisar, ya que suele tener cierta tendencia hereditaria, lo que hace que sea habitual que la padezcan varios miembros de una misma familia. 

Este exceso de sudoración puede aparecer en cualquier parte del cuerpo, pero especialmente en las palmas de las manos, las plantas de los pies, las axilas y el rostro.

Los principales problemas de la hiperhidrosis es que afecta negativamente a la estética, pudiendo llegar a empapar la ropa en cuestión de minutos, y también a la higiene, ya que podría desprender olores desagradables. 

Además, en algunos casos la hiperhidrosis es signo de una enfermedad más grave, por lo que es importante recibir atención médica lo antes posible para descartar posibles problemas. 

¿Qué tipos de hiperhidrosis existen? 

En la actualidad se puede diferenciar entre dos tipos de hiperhidrosis

  • Hiperhidrosis primaria: la sudoración excesiva es focal, afectando a las axilas, palmas de las manos, plantas de los pies, rostro y otras regiones más específicas. Se desconoce la causa de su aparición, pero por lo general suele tener algún factor hereditario. 
  • Hiperhidrosis secundaria: esta puede ser focal o generalizada, afectando especialmente a la mayor parte de la superficie corporal. La causa de la hiperhidrosis secundaria puede ser un tumor maligno, una insuficiencia respiratoria, diabetes o alteraciones tiroideas. 

Y ambos tipos de hiperhidrosis pueden presentarse en cuatro grados diferentes

  • Grado 1: la sudoración no es apreciable y no afecta a la vida diaria.
  • Grado 2: la sudoración es apreciable pero se puede tolerar, aunque a veces puede interferir con la actividad diaria. 
  • Grado 3: la sudoración cuesta de tolerar, y acostumbra a afectar a la actividad cotidiana.
  • Grado 4: la sudoración se vuelve intolerable, afectando enormemente a la vida diaria. 

¿La hiperhidrosis tiene solución? 

LEE TAMBIÉN:  Busca en Internet y compra un aire acondicionado

Existen diferentes tratamientos para solucionar la hiperhidrosis, que variarán en función del tipo y el grado de sudoración excesiva que se padezca. En cualquier caso, deberá ser el dermatólogo el que indique cuál es el más adecuado para cada persona. 

Aun así, a continuación mostramos los principales tratamientos para la hiperhidrosis

Antitranspirantes 

Los antitranspirantes son sustancias que se aplican directamente sobre la piel, destinadas a disminuir el exceso de sudoración. Cuentan con una eficacia reconocida científicamente, consiguiendo taponar las glándulas ecrinas y desestructurar la queratina. 

Su uso se recomienda por la noche y con la piel seca dos o tres veces por semana, siendo uno de los tratamientos más recomendables por los especialistas. 

Iontoforesis 

Otro de los tratamientos más eficaces y recomendados es la iontoforesis, que consiste en el paso de corriente eléctrica a través de la piel, propiciando la movilización de los iones de sodio de una solución acuosa en la que se encuentra sumergida el área a tratar. Esto mantendría las glándulas sudoríparas en reposo temporalmente, siendo muy eficaz especialmente para las plantas de los pies y las palmas de las manos. 

Aquí hay que destacar Iontodry, un dispositivo de iontoforesis para uso domiciliario creado por Driosec, una empresa especializada en el control integral de la sudoración, que cuenta con diferentes soluciones para tratar la sudoración excesiva. 

Equipado con la más avanzada tecnología, permite variar la intensidad escogiendo diferentes niveles, y además incorpora unas almohadillas para evitar molestias y ofrecer el máximo confort posible. 

Cirugía 

LEE TAMBIÉN:  El nuevo libro de Ikusle sobre el polémico mitin de Fuerza Nueva en San Sebastián se coloca entre los 50 más vendidos en Amazon

Para aquellos casos en los que la sudoración es especialmente excesiva y no se ha podido solucionar con los tratamientos que acabamos de comentar, está la posibilidad de someterse a cirugía para acabar con el problema

Consiste en una simpatectomía torácica endoscópica bilateral que se realiza con anestesia general, que ofrece unos excelentes resultados de forma inmediata, aunque esta debería ser la última solución disponible, después de haber probado las anteriores sin éxito. 

Conclusión

Ya lo sabes, si padeces sudoración excesiva sin ningún motivo, hasta el punto de que afecta a tu vida diaria y no consigues hacerla desaparecer de forma natural, es muy probable que padezcas hiperhidrosis. 

Las causas de este exceso de sudoración pueden ser diferentes, además de que puede presentarse en diferentes grados, pero por suerte a día de hoy existen diferentes tratamientos que permiten ponerle solución. Si este es tu caso, no dudes en acudir a un dermatólogo y él te recomendará el más adecuado. 

EN DIRECTO | VÍDEOS | AUDIOS | EXCLUSIVAS | ENTREVISTAS | REPORTAJES